FINEARTAMERICA

Mi Música

Como suena mi pintura: Lamento No.1 en C, Andante Moderatto y Melancólico


En mi arte intento mostrar todo lo que me conmueve, lo que me estremece y me abruma. La maldad, una realidad vivida por toda la humanidad, en todos los niveles de la existencia, me fuerza a revelarla en formas y figuras que contienen el terror de esta contradicción en sí misma. No fuimos creados para vivir en y con la maldad, esto nos convierte en los seres más contradictorios que existe en este planeta. Nos destruimos y dañamos mutuamente. Y aún cuando tenemos capacidades excepcionales para apreciar el amor, la belleza, la ética y la moral; somos los habitantes de este mundo, que atenta contra su propia existencia y contra los demás seres.
Esa es la esencia de mi mundo artístico, mostrar esta contradicción. Mi música revela una intensidad y pasión que la imagen niega. De ahí que mis instalaciones muestran esta unión entre mi música y mi pintura, pero al mismo tiempo hace latente una contradicción entre la percepción sonora y la visual. La música representa esa parte espiritual e intangible de mis representaciones visuales. Al mismo tiempo, las pinturas son la forma tangible. Esta unión hace que la percepción de mi arte, por el público, absorba el tiempo y espacio, lo espiritual y físico, lo intangible y lo tangible. Así la comprensión de la contradicción genera esta especie de nimbo, o un estado de desagrado placentero, o también: atracción y rechazo. Y es que, tratar de conciliar la maldad del ser humano y lo maravilloso de la existencia  junto con todo lo que nos rodea, traumatiza. La humanidad, languidece ante cada acto que rompa con la coherencia para la que fuimos creados; y cada incoherencia frisa, pone en shock o paraliza cada argumento que edificamos para estabilizar nuestras conciencias. Un acto de inhumanidad, rompe nuestra estabilidad y coherencia.  Por esta razón, personas que sufren dictaduras o cualquier tipo de opresión pierden el sentido y la esperanza por un mañana y se centran en el ahora, en sobrevivir.

Toda mi obra es una descripción de estos sentimientos, pensamientos y percepciones; todo lo que he vivido en Cuba y ahora que vivo en USA. Música y pintura, dos realidades estéticas que resortan la poética de la existencia. Es por esto, que escogí fusionar pintura y música, retomando códigos visuales y sonoros convencionales. Haciendo cita coherente con la programación y con nuestros hábitos de consumo visual-artístico. Para algo más que esto no estamos listos aún, ni siquiera yo.




                      

El poder del arte

El poder del arte: Como el arte influye en nuestro entorno. Hace varias semanas, concluí un manual en el que comparto algunas ideas ...

FINEARTAMERICA

Art Prints Art Prints