FINEARTAMERICA

Mi Música



AUTO-SABOTAJE


Como te conviertes en tu propio enemigo


El titulo pareciera que será única y exclusivamente para los artistas, pero en realidad pasa a todo el mundo. Todos y cada uno de nosotros debemos enfrentar muchos obstáculos todos los días. En mi caso, como artista que soy, he estado meditando cuáles son esas cosas que nos hace ser tan vulnerables y que nos pone en un estado de parálisis creativa; o peor aún, que atentan contra el progreso de tuyo. He encontrado tres que son las principales. Y con las que yo personalmente he tenido que luchar. Pero lo que me lleva a hacer esta reflexión es el hecho de que he podido ver que el mismo fenómeno, solo que en alguna medida bajo diferente contexto, pasa a otros artistas también.

Primero quiero pedirles que sean bien receptivos, estoy abriendo mi corazón. No estoy describiendo a nadie que conozca; tampoco pretendo decir que es absolutamente una verdad irrefutable e irrevocable. Estas son ideas que he tomado de mi experiencia personal, pero que sé que puede servir a otros. Para empezar a cambiar la trayectoria que hemos cursado hasta hoy, para trazar una línea diferente en el curso de nuestras vidas, es bien importante que reconozcamos todo aquello que es un estorbo en nuestro camino. También es muy importante que tomes acción, que no te paralices, que des pasos hacia adelante. Dicho esto te daré tres cosas que nos paralizan y luego te diré como escapar de ese estado de parálisis.

A los artistas les paraliza:

1. La mentalidad de auto compasión: Mis momentos de menos creatividad es cuando he estado sumergido en la idea de que soy una persona incomprendida. Este es una de las posturas mentales que más nos ataca. Es evidente que en mucho sentido vamos a tener oponentes –dije “oponentes”, no “ENEMIGOS”- pues el arte se mueve dentro del campo de la idea y el pensamiento. Si todos pensáramos lo mismo, nuestro mundo sería monotemático. Ahora, cuando nos enfrentamos a una persona o muchas personas, que son contrarias a nuestra manera de plantearnos nuestro arte o nuestra postura ante la vida y debido a nuestro discurso encontramos muchos obstáculos. Después de muchas batallas sin lograr salir a flote viene la pregunta lógica: ¿sirve de algo todo esto que estoy pasando? Y después de muchas horas de auto compasión. Nos quedamos en un vacio, como que no generamos nada. Y no notamos que es justo ahí donde podemos encontrar el combustible necesario para tener esa inspiración que nos sacará a flote. Rendirse no debe ser una opción, como tampoco debe ser una opción entrar en esta parálisis que provoca la auto compasión. Lejos de auto compadecerte de ti mismo, invierte todas tus fuerzas en depurar tu estilo, o tu estética, o tu temática; todos estos son elementos muy importantes en la obra de un artista. Céntrate en hacer de tu arte una obra para museo, si, piensa en tu arte como hecho para museo, no lo pienses para una galería; piensa en grande. Tengo un amigo, con muchísimo talento (es escritor) él debiera estar ganando mucho dinero con sus libros. Pero no ha podido romper esa parálisis; él mismo se auto limita mucho. Compadecernos de nosotros mismos nos mantendrá encerrados sin tener una salida, o mas bien sin ver las salidas.



2. Culpar a otros: Se que es muy bueno saberse libre de culpa. Pero cuando meditamos en nuestra vida, lo que somos, lo que hemos logrado, tendremos que reconocer que no nos llevará a ningún lugar culpar a los demás de nuestros fracasos y frustraciones. Nosotros, como artistas, tenemos delante nuestro una infinidad de opciones. Cuando tomamos una decisión respecto a nuestro arte, por lo general nunca preguntamos a otros que debemos hacer; es decir que somos quienes tomamos nuestras decisiones. ¿Por qué vamos a culpar a otros, la sociedad, la economía, los políticos, el país, nuestros padres, nuestras parejas? Somos nosotros quienes tomamos las decisiones, y si la opción que tomamos es la de hacerle caso a las recomendaciones de otros, también es nuestra culpa, por hacer lo que otro dicen. Vivimos en un entorno, donde la psicología a tratado de dirigir la vista fuera de nosotros cuando tratamos de enfrentar nuestros errores. Culpar a los demás es tan injusto como cuando otros tratan de culparte a ti por algo que tú no has hecho. En vez de perder tiempo en buscar fuera de ti quien tiene la culpa de tu situación, enfócate en encontrar dentro de ti las razones y argumentos para tomar decisiones futuras que sean exitosas. No hay nada más reconfortante que decir, lo logré.



3. Las quejas: Todo el tiempo que desperdiciamos en quejarnos, hoy se vería en resultados tangibles si invirtiéramos esa energía en crear arte, cuanto más nos quejamos, más nos quedamos inertes; como que estuviéramos concentrados en nuestra queja. Quejarse es una manera de auto afirmar nuestras debilidades y/o ineptitudes. Si, se que suena rudo eso, pero los mediocres son los que más se quejan de todas las situaciones en las que se encuentran. Muchas veces, nos sumergimos en la laguna de la queja, lamentándonos por todo, pero más del 90% de las veces sabemos que hemos hecho mal y las razones. Entonces, ¿por qué te quejas? si sabes que fue tu culpa o tu error, simplemente corrígelo y continúa. Mira, no soy Míster Perfecto, que nunca se ha quejado. Pero he tenido que reconocer que mis quejas reafirman mi incapacidad e ineptitud. Es mas facil quejarse que sentarse y analizar las soluciones y formas de salir del hueco. Si nos quejamos, estamos botando tiempo de hacer arte para centrarnos en lamentarnos.



En mi próximo articulo te daré varios tips para potenciar tu creatividad al máximo. Déjame tu comentario, y así aportaras y podrás ayudar a otros.




El poder del arte

El poder del arte: Como el arte influye en nuestro entorno. Hace varias semanas, concluí un manual en el que comparto algunas ideas ...

FINEARTAMERICA

Art Prints Art Prints