FINEARTAMERICA

Mi Música

El lamento tendrá un fin...

arte contemporaneo: Abisay Puentes


Una de las razones por la que me sentí inspirado a componer los "Lamentos" es porque creo que, algún día, las lágrimas dejaran de existir. Como también el mal, y las tinieblas. Pensar de otra manera me sumergiría en un fatalismo inconsolable. Esa es la razón de existir de mis lamentos. Es un clamor por un estado presente, que de seguro en el futuro cambiará. El lamento es por todos los que viven en la desesperanza y en un gris paraje que no les deja ver los colores del privilegio de vivir en este mundo. No percibir la belleza de nuestra existencia, es dado por muchas razones, pero creo que las causas más nocivas estriban en la materialización de un entorno sumido en el consumismo y la falta de espiritualidad. De alguna manera el arte nos rescata de este estado. Al dejar que de alguna manera la sensibilidad re-moldee nuestra percepción del mundo. Sensibilizarse o hacerse más sensible al arte y acercarnos a los sentimientos nunca ha sido sinónimo de debilidad. Ser sensible a los sentimientos, nos convierte en personalidades más fuertes interiormente. Esa es la razón  de existir de mi primera serie de piezas musicales que llamé "Lamentos".  
Serie Imposibilitados de Abisay Puentes
Crónicas de un dolor infinito No.2 (2011)
Serie: Imposibilitados
Abisay Puentes

La serie de lamentos ya tiene más de 10 años de haber sido compuestos. Les titulé Lamentos, pues fueron pensados para que acompañara la serie de pinturas: "Lamentaciones de Abisay". Pero como todo proyecto, hice reajustes de las series; alargué la serie Imposibilitados (que aún continuo desarrollando), adicionando la reciente serie: Brumas, que no es más que la continuación de la serie: Rito Gular (2002). Para no cansarlos con tantas clasificaciones y estructuras formales de mi obra, que no son más que mis guías mentales para desarrollar mi trabajo sin perderme. Todas estas series realmente quedan dentro de la serie o época: Lamentaciones de Abisay. Que dará paso a mi próxima futura serie: El Génesis (que está en proceso de gestación).
Bueno, volviendo a los lamentos, Esta serie consta de 10 lamentos para orquesta, y que estoy preparando para montar en instalaciones que haré con mis pinturas y mi música próximamente. Dando culminación a una idea que está dentro de la esencia de mi arte, o al menos era una de las metas a lograr.
El colocar mi música dentro de mis pinturas, dará forma a mi idea del arte conjugado o una simbiosis de mis artes. Mi impulso Sinestésico por reproducir mis pinturas en música, cosa que siempre me atrajo de artistas como Kandinsky, fue una idea que por mucho tiempo fue un sueño difícil de lograr.

Serie: Imposibilitados de Abisay Puentes
Cronica de un dolor infinito No.1 (2011)
Serie: Imposibilitados
Abisay Puentes

Tuve que luchar contra muchos prejuicios y tapujos de otros y de mi mismo, tales como: La música hecha en PC no es música. No hay nada más falso, aprender a hacer sonar una computadora, requiere de conocimientos técnicos bien profundos; conocimientos tanto musicales como del software que usas.
 Uno de los prejuicios que más me marcaron fue este: Si la música no tiene partitura, es un jueguito de computadora y nada más. Esta idea me obligó a estudiar y profundizar en la teoría de la composición. Y aun que quiero aprender mucho más de lo que he logrado, esta idea me ayudo a adquirir conocimientos que hasta ese momento o en otras circunstancias nunca me hubiera sentido inclinado a buscar.

FL Studio es una excelente
herramienta de composición.
La idea que más me hacía dudar si hacerle música a mi obra pictórica o no era: La subjetividad en la unión de estas dos artes. Pero, algo que he aprendido en todo este tiempo es que el arte está plagado de subjetividad, porque está fuera de una racionalidad estrecha. Se mueve dentro de una estructura de pensamiento muy lejana a la lógica académica. Su tendencia a ser poéticamente expresiva, le hace quedar alejada de la prosa académica. En ese sentido, tiendo a rechazar todo intento de arte que se quede estrechamente apegado a la lógica de la academia. Recuerdo a un triste personaje que vive allá en mi entrañable Habana, que en las exposiciones se rodeaba de sus estudiantes, para pasar frente a cada uno de los cuadros de la exposición y hacer una minuciosa critica de cada cuadro. Por supuesto que toda su crítica era basada en el conocimiento que tiene de la academia. No creo en la crítica, sobre todo, si es calificadora. Los espíritus que movidos inquietamente por sus instintos creadores, tienen características tan peculiares y propiamente exclusivas que calificarles de bueno o malo, de bien o mal, es como discriminar unos a otros por el tipo de de pelo que posee o por el movimiento de las huellas de sus dedos. Por ello, no califico ni censuro ningún sincero intento de hacer arte. Si pienso que es imperdonable un arte vano e hipócrita. El arte que sea hecho por y para una demostración vana de estatus o nivel, queda descalificado por el mismo arte. Al hacer esto se rebajó el estatus del mismo arte al dejarlo flotando sobre el charco mohoso de la banalidad humana. En cambio, un arte que exprese los sentimientos más sinceros, será amado y exaltado por las eras postreras.

Sin más les dejo una muestra de un vídeo realizado por mí con el Lamento No.3, disfrútenlo.

Si mi arte le ha servido de inspiración en algo, comparta mi vídeo, tal vez pueda ayudar a otros también.












El poder del arte

El poder del arte: Como el arte influye en nuestro entorno. Hace varias semanas, concluí un manual en el que comparto algunas ideas ...

FINEARTAMERICA

Art Prints Art Prints