FINEARTAMERICA

Mi Música

La teología y la pintura de Abisay Puentes

   Este escrito, fue la introducción de mi profesor y amigo Dr. Juan E. Guerrero para una exposición en el Museo de la Cuidad, en la Habana, Cuba; en el año 2002. La pintura fue una de las presentadas en aquella exposición.

La teología y la pintura de Abisay Puentes


¿Qué función teológica puede tener la plástica?  ¿Puede la plástica ser sierva, servidora de la teología como lo es la razón según San Tomas de Aquino? El plan del pintor es fundamentar, con su obra, premisas para que la plástica se vuelva instrumento de enseñanza teológica y a su vez sierva del proyecto para una “Escuela de pintores religiosos reformados”. Esta muestra es él prologo de este proyecto. El lego, el desconocedor, el no creyente se hará muchas preguntas al respecto, tal vez sienta curiosidad por saber y quiera informarse, en su defecto, será cautivado por estos misterios conceptuales de alto valor poético y pictórico; el creyente, el conocedor intuirá de inmediato los secretos y propósitos de este artista joven. Desde su exposición más significativa donde dijimos que se “profesionalizó”, Abisay nos muestra su sello personal, aquella temática hoy la tenemos consumada en esta, las caras dejaron de ser aquellas mascaras simbólicas del Apocalipsis de los tiempos y nos devuelven sus rostros con la vida que tuvieron, cada una con la pasión que le aquejaba; si el gesto de aquella era apocalíptico, adolorido, estas dejan sentir el trasunto escatologico que les precedió. Como dije en el prologo que, en ocasión de aquella muestra, dio lugar a un libro: “ Sus alegorías condensan un estilo del alma, no dibuja el acto pecaminoso, reprensible, sino que cala la esencia de sus consecuencias y las hace sentir a los ojos”... ¿Arte metafísico? Tal vez, pero no incomprensible a la primera mirada. Si tenemos en cuenta la temática abstracta y caprichosa de otros pintores, la de Abisay concreta mas que diluye un testimonio de su propia cosmovisión del universo, fiel a la fe de sus ancestros y fiel al paradigma eterno de que, una obra para aspirar la perfección debe ser: “Buena, bella y verdadera”.
Esta muestra es el colofón de aquella otra que tubo lugar en “La Madriguera” (galería de la Asoc. Hnos. Saíz) llamada “El devenir de las caras y rostros”. Asistimos a la consumación de aquella, y como también dijimos por escrito aquella vez: “De entre los pintores imposibles“, ha sido el más ponderable, mantiene desde sus apocalípticos inicios una ruta precisa de expresión fácilmente demostrable”... Esta vez los rostros no son de resucitados, sino de almas cuyos cuerpos aún no han muerto, o mejor, aquellas mismas almas devueltas, por un salto en el tiempo, a la existencia que les perdió, enquistadas en una situación limite de la vida que pierde, el pecado, ciertos pecados que aquí se evocan, injertadas en un contexto de revelaciones bíblicas susceptibles de ser alegorizadas en imágenes plásticas como testimonio, y si se quiere, con intención evangelizadora. En apretada síntesis exponemos el sentido de esta exposición y a su vez las intenciones del artista de fundamentar con esta muestra y la anterior una “escuela de pintores religiosos reformados” y de pintores con vocación para ella.

Dr. Juan Enrrique Guerrero
Historiador
Centro de Dibulgación Cultural de Conferencias
U.N.H.I.C


El poder del arte

El poder del arte: Como el arte influye en nuestro entorno. Hace varias semanas, concluí un manual en el que comparto algunas ideas ...

FINEARTAMERICA

Art Prints Art Prints