FINEARTAMERICA

Mi Música

Fundamentos para una “escuela” de pintores religiosos reformados:

En mi pasada entrada puse la introducción que escribiera mi profesor Juan E. Guerrero, en una exposición que hice en el 2002. Aquí presento el cuerpo de lo que fuera la continuación. 




Fundamentos para una “escuela” de pintores religiosos reformados:


Después de la mordida de Abisay Puentes
El titulo despertará, quizás, controversias o paradojas pasajeras, pero, no es nada nuevo hablar de la estética del arte de la reforma protestante o la contra reforma católica.  Lo que aquí nos ocupa en nuestro medio, identidad e idiosincrasia, y el artista que ha puesto la piedra angular para esta escuela. Así pues, señalaremos de una manera escueta los principios de estilo que la conforman y su plan de objetivaciones, así como su sentido estético partiendo de la filosofía del pintor Abisay Puentes.
1.      El Gótico es lo que define una plástica netamente religiosa, y la que él propone está enmarcada dentro de este estilo por la ascética de los temas; los tipos de alegorías y  el clima apocalíptico y escatológico como ambientación o tratamiento del óleo, acrílico, la técnica mixta o la plumilla.
2.      Entendemos por ascética en la plástica: La sobriedad o rigidez del tema objetivado en imágenes que transpiran rigor en el gesto, meditación, la impronta introvertida de una vida volcada en lo interior.
3.      Los tipos alegóricos:  Es conocido el concepto de “alegoría”, la alegoría, según el pintor que nos ocupa, debe ser el reflejo, si se trata de cuestiones que tocan “la escatología” (final de los tiempos) o el “Apocalipsis” (juicio final), del estado interior de las almas, fenómeno que ha de “refractarse” a través del espejo del óleo u otra técnica, trabajo estético que ha de abordarse con una fantasía disciplinada y conocedora del tema, y que con  imaginación rigurosa sepa objetivar sensiblemente, a los ojos, ideas que van más allá del conocido realismo y surrealismo, y a su vez no caiga en el estereotipo de las alegorías tradicionalmente históricas consagradas por Durero y otros, así los mas grandes ilustradores de estos temas como Gustavo Doré, aunque sus obras pueden servir de  base a la imaginación para enriquecer la fantasía, que es la que combina lo imaginado a partir de un modelo prototípico.
4.      El clima apocalíptico y escatológico: Crear una atmósfera en este sentido tiene su técnica (estilo) pero, lo que es producto del ingenio o talento  es la estética apropiada (modo de hacer sentir a través del estilo el mensaje que viene implícitos en la pura impresión de la imagen pictórica). De ahí el colorido a partir del dibujo, las veladuras para esa atmósfera, la utilización del negro procesado, industrial, las capas de colores planos, la luz recogidas del frotamiento, los claroscuros que no deben ser los usuales a modo del Greco o Goya, recuérdese los fundamentos del arte Gótico severo, que es el idóneo para lo que se propone este pintor, porque las cosmovisiones plásticas que parten de la teología emergen del ser de la fe, de la palabra bíblica, no imantan nunca con el cubismo o expresionismo porque tiene la esencia del encantamiento Gótico; Gótico no es medioevo, dígase lo que se diga, lo Gótico es un trascendental, el Gótico no desubica el dibujo, ni acuareliza los colores, luz y sombra precisan el mensaje  concreto de un credo alegorizado, no mítico, sin la ansiedad renacentista, ni el rumiar clásico  de un pagano bucolismo, ni los miopes síndromes del paisajismo impresionista. El Gótico es el fiel de la balanza entre la bandeja del renacimiento y el platillo barroco y siempre lo será potencialmente en cualquier época, sobretodo cuando se quiera conjurar un conciliador, un mediador para equilibrar, sosegar esas posiciones extremas que surgen en los movimientos transitorios de pintores en busca de sí mismos, pero con la mirada  en los dedos de artistas que esgrimen el pincel de moda y la pincelada sensacionalista. Creo estamos  ante un joven pintor Gótico, criollo sí, pero fiel a esos misteriosos ancestros plásticos del pasado que subyacen en el talento creador actual gracias a los secretos atavismos de lo ideal-religioso, sin apropiaciones ni enajenamiento. Un renacer goticista en cualquier etapa de la historia de la pintura en cualquier país nos salva del caos estético, de los atajos estilísticos y de catarsis alienante de la plástica como sucedáneo de un ser en falta.



Del Artista contemporáneo Abisay Puentes

Conclusiones:
Toda síntesis es la fusión de lo substancial de un tema por largo o profundo que sea, cuyo desarrollo es parte ya de un tratado especializado. Luego toda síntesis maestra debe en breve tiempo y espacio hacer sentir el alma de una obra y sus propósitos. Eso hemos tratado de hacer aquí para hacer de la “información” algo más que “informar”, es decir dar a sentir el alcance y profundidad de lo que se propone este pintor con su “escuela” y filosofía del arte religioso. He aquí expuestos los parámetros esenciales de esta escuela, el resto, sumergido como un “iceberg” lo revelará el pintor en sus clases y exposiciones, secretos y misterios de escatológico talento y apocalíptico sentir.


Dr. Juan Enrique Guerrero Alvarez
Historiador
Centro de Divulgación Cultural de conferencias
U.N.H.I.C



El poder del arte

El poder del arte: Como el arte influye en nuestro entorno. Hace varias semanas, concluí un manual en el que comparto algunas ideas ...

FINEARTAMERICA

Art Prints Art Prints